lunes, 22 de febrero de 2010

crónica IX avino

IX AVINO EN RECAREDO

por Berna-san

Como a Pablo no lo he visto muy convencido de repetir crónica, a pesar del éxito obtenido tras la última edición de nuestro certamen avinero, me presento como nuevo cronista regente mientras nuestra cronista oficial, la rubia, se mantenga en tierras liberianas. Una vez concluidas las presentaciones, pasemos pues a relatar lo acontecido en la novena edición de nuestro certamen estacional, que en esta ocasión tiene lugar en Recaredo izquierda el 20 de febrero de 2010. La presente crónica tiene como principal objetivo acercar el avino a aquellos que, por causas ajenas a su voluntad, no pudieron asistir, y también a aquellos que, por causas ajenas a su voluntad, tenían una papa tan gorda que no se acuerdan ni de dónde fue en avino.

 

Uno de los avinos con mayor respuesta de público (dieciocho participantes y un variado número de asistentes) el IX AVINO cuenta con los recursos de siempre, speaker, azafata negra, mantel de lali, un renovado sistema de video-nominaciones, y vuelve, además, y tras una larga polémica en la que nadie ha participado en el blog, al ranking de premios tradicional en detrimento de los oscar-mayers que se entregaron la última vez.

 

Aunque no se ha quedado a ninguna hora que yo sepa, el avino empieza con retraso, como no podía ser de otra manera. Josemari, que viene desde Edimburgo en bicicleta, aun no ha llegado, y el avino no puede empezar sin él. Los congregados, de momento, esperan  en la azotea bajo un sol estupendo (cosa rara) y dando buena cuenta del barreño de cervezas que se interpone en el descansillo a los asistentes que llegan ahogados tras escalar los seis tramos de escaleras en una sede que no se caracteriza precisamente por la eliminación de barreras arquitectónicas.

 

Puesto que Mercedes Mira, ella y su corsé, han llegado, no hay motivos para pensar que josemari y su bicicleta no puedan hacerlo. Finalmente, los edimburgueses y malagueños, los bamienses y los almonastereños, concurren en el lugar, y el avino ya está a punto para dar el pistoletazo de salida.

 

Por supuesto cuando josemari habla todos aplaudimos, ya que el hecho de interrumpirlo representa una de las características esenciales de la idiosincrasia avinera, y lo preocupante sería no hacerlo. La cocina está cual mercaillo de pino montano un domingo a las doce de la mañana, en ella, dos personas pueden estar a un metro de distancia y no verse. Nunca tantas máquinas funcionaron al mismo tiempo. Por fin, suculentos aromas en rica menagerie (mayormente de plástico y procedente del chino de aquí abajo) comienzan a desfilar, por lo general en forma de exquisiteces y para consumición individual.

 

Copa en mano y barreño en mesa, nuestros paladares y estómagos se rinden al "asia empieza del penedés" de diego, cazuelitas con no sé que más, en palabras textuales de su autor, y vino según reza el título; el "cuentazigotas" del pinhe, caviar de pimientos con las bolitas hechas una a una y bebida de coco (mayormente); el "salmorrago" de conchi, o "esparejo", salmorejo de espárragos como ya todos habéis deducido; "el francés desconocido" de Charlotte, que por lo visto a pesar de ser francesa ni ella misma lo conocía; el "supervivientes de cai", que a pesar del título viene de Letonia, y que consiste básicamente en congelar y descongelar una langosta para descubrir que sigue viva; el "cebollino escocío", que claro, es de escocia y por eso se basa principalmente en el aguacate; el "miso-pa, mi-oro" de berna-san, sopa japo con lo más japonés del corte ingles, un vino de huelva; el "es pera rotrigo" de nico, un pescado de trigo (?) con bebida muy frutal; el "pamplona peleona" de irene, unos ricos pimientos del norte con un vino en el que se hace evidente la etiqueta del carrefour; el "amor mayor que ambicion" de ángel, unos dátiles con bacon con mucho amor y muy poca ambición según se presentan; el "cabrones rosados" de ale, tostaicas de cabra con cebolla caramelizada en la que según dicen, falta la fresa para repetir plato; el "sopia de jamón y habas" de paula, guiso de sepia y todo lo demás; el "votos endiviosos verticales" de mercedes mira, con un crujiente de queso que reclama muchos votos; la "pastela embrionaria" de bea, cuando creíamos que eran los postres era pollo; los "bienvatos de cordero", de bienve, chuleta de cordero ferrán adriá con bechamel de boniato; "los serranos", de "los serranos", una portentosa tabla de quesos que si no es por tina no sabemos ni quién la ha traído; "feliz año nuevo", de merche, gelatina de uva y mascarpone para celebrar el año nuevo chino; y las "ronanjas" de la negra, que son eso, ron, y anjas.

 

Una vez degustadas las exquisiteces, discutimos sobre cómo votar (como si fuera nuestro primer avino, pues igual); entonces hacemos lo que a todos nos parece lo más sensato, que es votar para votar. Manos arriba, argumentos que se pisan, y nadie se entera de nada hasta que el pinhe se pasea con una cámara a lo largo y ancho de la sede cazando participantes, que a estas alturas se encuentran disgregados fregando, comiendo, bebiendo, intentando enterarse de qué hay que hacer para votar, viendo el betis! – las video-nominaciones más indiscretas y dinámicas de la historia avinera concluyen, y los técnicos de sonido preparan la sala de audio derechil para su visualización.

 

Esta vez angel no mea delante de la congregación, pero el video hay que pararlo varias veces porque el ruido de fondo es como el avino. Mercedes mira celebra tanto sus tres únicos puntos que claro, la vertebra se resiente, pues el corsé no parece haber sido diseñado para tales arranques de euforia. Resueltas las dificultades fonéticas, propias de una psicofonía en toda regla, pasamos a la entrega de premios, pero no sin que se le haga entrega a los Piñero-Molinero del último ejemplar de "ser padres hoy", una adquisición tras la cual seguramente se encuentran mucho más aliviados.

 

Para la entrega  de premios volvemos a discutir si nos los damos en el segundo izquierda o en el segundo derecha, porque las votaciones han sido largas, y renovar la discusión hace al avino. Finalmente la masa se impone y las voces más encendidas comienzan a apagarse al darnos cuenta de que ya estamos todos en el izquierda de nuevo aunque no sepamos cómo hemos llegado. En el pre a la entrega en cuestión, a josemeri le da un ataque de protagonismo y para decir "y el premio es para…" se lleva dos horas de reloj y no dice nada. A pesar de ello, los congregados le escuchamos, porque pa eso es el speaker, y ocurre lo más inesperado: ¡nadie aplaude! Dicho lo indecible, y con amenazas de que alguien va a bajar al bar de enfrente si josemari no para, se hacen las presentaciones pertinentes y se elevan las medallas bajo lluvia de flashes. Así, el pódium para el IX CERTAMEN DE AVINO INVISIBLE – INVIERNO 2010, queda de la siguiente manera:

 

I Premio – Merxe Piñero Mira, por su buen maridar con "Feliz Año Nuevo".

II Premio – Helen Letona, por su buen maridar con "Supervivientes de Cai"

III Premio – Ochemari Speaker, por su buen maridar con "Cebollino Escocío".

Mención Pecial – compartida entre:

Bea Molinero, por "Pastela Embrionaria"

y

Berna-san, por "Mi-sopa, mi-oro".

 

 

Eso es todo avineros.

Salud y muchos más,

Berna-san, cronista regente.

8 comentarios:

Negra dijo...

No puedo más que ovacionar la maravillosa crónica, ademas de por seguir la línes de las anteriores por la rapidez.
Estupenda Berna-san
Plas-plas

Speaker dijo...

Me uno a la ovación de la Negra. ¡Sí, señor! Una crónica muy a la altura de las circunstancias. Gracias Berni.

Desde aquí pido disculpas por irme sin despedirme. No me acuerdo de nada de lo ocurrido en las últimas dos horas del sábado, una excusa que no me exime de nada, pero es la verdad.

Me encantó veros y volver a casa. Espero poder estar para la próxima.
Muchas gracias por todo.

¡Viva el Avino!
¡Vivan los avineros!
¡Vivan los zigotos!

bea mari dijo...

Berni, si es que te mereces la medalla más que yo... Estupenda crónica, sí señor

Merch dijo...

Me encanta, muchas gracias Ber-San.

Ton cuelga el video, plis

Rubia dijo...

Ole, Berni, un poquito de avino ha llegao a tierras liberianas!!
Bravo guapo!

Elena dijo...

¡qué crónica, Berna-san! ¡arigato!

POL dijo...

Berni no me faltaba convencimiento para nada, simplemente no me parecía bien ser cronista sin ser participante. Además, ahora que he leído tu crónica, me alegro de no haberla escrito y no haber privado a los demás de tu maravilloso resumen de los acontecimientos. Gracias por hacerlo.

Mercedes Mira dijo...

Berni bien por la crónica te ha salido muy guay, es que tu vales mucho...